La vida es demasiado corta como para NO perseguir nuestros sueños. Algún día tu vida estará próxima a su fin y lo único que podrás hacer es mirar tus recuerdos. Podrás recordarlos con alegría o con pesar. Aquellos que sueñan, que se fijan metas y que actúan de acuerdo a ellas para hacerlas realidad, son aquellos que viven vidas placenteras y que tienen una sensación de paz cuando se aproxima el final de sus días. Ellos están satisfechos con lo que han alcanzado para ellos y para su familia.

Jim Rohn

Enfócate para lograr lo que quieres

martes, 3 de febrero de 2015

¿Qué gran meta tienen en este momento? ¿Quieren perder peso, ponerse en forma? Como todos saben y a como he escrito en otras ocasiones, al inicio todo marcha bien pero una vez que el entusiasmo inicial pasa, lo que queda para lograr el objetivo es cien por ciento enfoque. Cuando una persona quiere crear algo en su vida, debe mantener el enfoque para poder cumplirlo. Es como un arquero cuando va a disparar su flecha; toda su concentración debe estar en el centro de su objetivo.


Existen múltiples razones por la cual una persona pierde ese enfoque. Muchas veces uno quiere lograr muchas cosas a la vez y si a eso le sumamos el día a día, llámese el trabajo, la familia, las amistades, los eventos o cualquier otra cosa que demanda de nuestra atención, es bien sencillo fracasar si no mantenemos la perseverancia. Por eso, es que muchas personas se rinden y muchos sueños quedan sin cumplirse.

Otro motivo para perder el enfoque es que nos convencemos a nosotros mismo de lo imposible que es, de lo poco que hemos hecho y nos dejamos llevar por los comentarios de los demás. Pero qué pueden hacer para mantener ese enfoque.

Planifique sus acciones. Haga un plan de trabajo para lograr sus metas e identifique el motivo del porqué quiere lograr esa meta. Este es su mapa y le ayudará en muchas ocasiones a tomar las mejores decisiones. Esto permite desglosar las grandes metas en pequeños puntos de revisión donde se puede evaluar el progreso. Desde el tipo de dieta que va a seguir, hasta el programa de entrenamiento y aquellos espacios para despejarse todo debe quedar por escrito. Si queda por escrito es más fácil de cumplir. El camino es largo, difícil, a veces aburrido y siempre con excusas a la vuelta de la esquina, pero si está escrito, te servirá como recordatorio del porqué estás tras ese objetivo.

Minimice las distracciones. Si su meta es pasar más tiempo con su familia, no lleve el trabajo a su casa. Si está tratando de perder peso, deje de comprar aquellas comidas que la van a tentar y descarrilar de su rumbo. El que quiere ahorrar deja de crearse necesidades. Todo esto lo que crea es un espacio de autosabotaje, evítelo.

Construya buenos hábitos. Somos criaturas de hábitos. No necesitamos recordarnos sobre el cepillado de nuestros dientes y te aseguro que siempre te vas por el mismo camino al trabajo. No sé ustedes pero a mí ya me ha pasado que cuando estoy trabajando en la computadora o entrenando en el gimnasio, me coloco los audífonos y hasta el rato me doy cuenta que no ando mi música o lo que sea que ande escuchando. Pero para lograr nuestras metas, siempre es difícil encontrar el tiempo y la energía.

Si creamos buenos hábitos que apoyen nuestras metas, todo se simplifica. A veces aunque sean pequeños pasos --que aparentemente no significan nada--, se puede lograr mucho. Aquellos pequeños cambios que pueden llevar al éxito. Levantarse un poco más temprano para poder ejercitarse, muchas veces es el sacrificio más difícil, pero definitivamente es el que mejores frutos da.

¿Te gustó este artículo? Cuéntanos por Twitter, Facebook o Google+

Fuente | http://www.elnuevodiario.com.ni/

Ahorra antes de gastar

miércoles, 28 de enero de 2015

“No ahorres lo que queda después de gastar, gasta lo que queda después de ahorrar”, dice el famoso empresario e inversionista Warren Buffett. El consejo de uno de los hombres más ricos del mundo aplica para cualquier persona que argumente que no ahorra porque no le sobra el dinero para hacerlo.


Así es que una estrategia importante para ahorrar, no es guardar lo que te sobra al final del mes o de la quincena, porque sucede con regularidad que "la mayoría de la gente quiere ahorrar lo que le sobre, pero esto no sucede, las personas tenemos una tendencia natural a gastar lo que tenemos disponible, si te quedan 50, 100 ó 500 pesos al final de la quincena, vas a la tiendita, al cine, compras ropa o invitas a cenar a las amigas, siempre habrá algo en lo que te lo puedas gastar”, explica Sofía Macías, especialista en finanzas personales y autora del libro Pequeño Cerdo Capitalista.

Ante esa generalidad, Sofía Macías recomienda que en cuanto recibas tus ingresos, separes la cantidad que quieras ahorrar (según tus metas), “de preferencia fuera de tu alcance, puede ser en una cuenta separada, en un instrumento de inversión o en una alcancía que le des a guardar a alguien de confianza”.

La autora del libro Pequeño Cerdo Capitalista destaca que ahorrar no es cuestión de ingresos, ni algo para ricos y mucho menos un sacrificio, ya que el dinero que acumules podrás emplearlo para proyectos futuros.

“Empieza a ahorrar con lo que puedas, pero empieza hoy, mete ese dinero en el lugar que elijas, pero que sea siempre, en el tema del ahorro es mucho más importante la constancia que las cantidades”, puntualiza.

¿Te gustó este artículo? Cuéntanos por Twitter, Facebook o Google+

Fuente | http://mundoejecutivo.com.mx/

Excusas vs. metas

No tengo tiempo, está nevando, hace mucho calor, no tengo dinero, es muy lejos, me duele la cabeza, estoy cansado, no hablo el idioma, hay tráfico, no tuve apoyo, hay crisis económica, no era el momento, tengo muchos compromisos, lo he intentado, no puedo… ¿Alguna de estas frases te suena familiar?


Todas estas y muchas otras son las maravillosas razones por las cuales muchas veces no alcanzamos nuestros objetivos. Sí, tenemos un enemigo constante que vive dentro de nosotros y se expresa a través de las llamadas “excusas”.

Las excusas son las razones, argumentos o pretextos que nos decimos para no sentirnos mal por no alcanzar algún objetivo. Todas estas razones son geniales y válidas, no hay duda de eso, pero aquí lo que debemos preguntarnos es, ¿a quién realmente estoy afectando cuando pongo excusas para no lograr lo que quiero? ¿A quién estoy engañando?

En este punto debemos reflexionar sobre la importancia que tiene cumplir con nuestros objetivos. Cuando hablamos de objetivos nos referimos a: desde llegar a tiempo a una cita -donde además tenemos una responsabilidad con otra persona, para la cual es importante que lleguemos a tiempo- hasta retomar el control de nuestra vida o convertirnos en empresarios.

Como te puedes dar cuenta, el grado de importancia que le demos a nuestras metas juega un rol definitivo en el alcance de las mismas. Siempre tenemos una balanza, donde en un lado tenemos las excusas y en el otro nuestras metas. Y sólo tú tienes el poder de decidir hacia qué lado se inclinará esta balanza.

La primera clave para eliminar las excusas es estar consciente y muy atento para poder identificarlas tan pronto ese enemigo interno comience a interferir con nuestros objetivos.

La segunda clave es reconocer que todos estos pretextos tienen salida y aquí la invitación es asumir la responsabilidad y el control para encontrar la solución.

Las excusas surgen al resaltar el lado negativo de hacer algo y aquí la tercera clave es a buscar el lado positivo, contactando con la sensación positiva de alcanzar las metas y objetivos. Recuerda siempre tu meta y aférrate a la razón que tienes para alcanzar ese objetivo.

Ahora pregúntate, ¿cómo sería tu vida si eliminaras las excusas? Y recuerda la famosa frase: “Si es importante para ti encontrarás la manera, si no lo es, encontrarás una excusa”.

¿Te gustó este artículo? Cuéntanos por Twitter, Facebook o Google+

Fuente | http://noticiasmontreal.com/

Quiénes alcanzan el éxito profesional

miércoles, 21 de enero de 2015

Por Inés Temple

Comparto algunos de los factores que permiten lograr ese objetivo.

1. Los que entienden la realidad del mundo del trabajo: Quienes entienden que los trabajos son siempre una relación de dos vías, y que cambiaron de relaciones “para toda la vida” a “hasta que nos convenga a ambos”. Y que se mantendrán solo en la medida en que ambas partes estén satisfechas. Tendremos “jale laboral” en la medida que agreguemos valor, contribuyamos al resultado y generemos logros concretos con buena actitud. Igualmente, trabajaremos en esa organización mientras sea posible nuestro desarrollo, satisfacción y crecimiento profesional con lo que hacemos, ganemos razonablemente bien y nos sintamos respetados, reconocidos y valorados.

2. Los que saben lo que quieren y se preparan para lograrlo: Solo alcanzan el éxito las personas que tienen sus objetivos claros. Este es el punto crucial en el concepto ‘éxito’. ¿Cómo querer alcanzar el éxito si no se tiene claro lo que se desea? Entonces, es crucial tener muy claro y por escrito qué se espera lograr en la carrera profesional, tener un plan de acción siempre a la mano y actualizado y preocuparse cada día por incrementar los conocimientos, habilidades y competencias.

3. Los que son éticos: El mundo laboral no perdona u olvida a quienes faltan a su palabra o cometen fallas de ética, aunque sean asolapadas. Obviamente, no se trata de ser santos o paranoicos, pero sí íntegros, transparentes y cada vez más conscientes y responsables de nuestro comportamiento.

4. Los que tienen contactos : La red de contactos es una herramienta fundamental para poder “vender” permanentemente la calidad de nuestros servicios profesionales. Mientras más grande sea nuestra red de confianza, será mejor para la demanda por nuestros servicios, porque ellos son los “vendedores” de nuestros servicios, los mejores depositarios de nuestra reputación.

5. Los que cuidan su marca y reputación: Los que tienen éxito cuidan activamente su imagen y reputación para así mantenerse competitivos y empleables. Recordemos que nuestro nombre es nuestra marca para toda la vida y es de nuestro especial interés cuidarlo. Para que estas percepciones sean auténticas deben ser el reflejo de una conducta íntegra, responsable y amable, cada día de la semana y en cada aspecto de nuestra vida. No podemos separar lo personal de lo profesional, nosotros somos los mismos siempre y así se nos percibe, como un todo.

6. Los que generan resultados: Al terminar la jornada laboral debemos preguntarnos: ¿qué valor agregué hoy? ¿Qué hice para contribuir, qué hice hoy para ganarme mi sueldo? No nos pagan por ir al trabajo, sino por agregar valor, por contribuir a los resultados, por cumplir objetivos y metas específicos, por satisfacer las necesidades de los clientes, e idealmente hacerlo muy bien cada día de la semana.

7. Los que desarrollan su carisma: Muchas personas creen que el carisma es para los políticos, y hacen muy poco para desarrollar el suyo, pero el carisma es fundamental en las relaciones interpersonales, por lo tanto fundamental en la vida profesional y empresarial. Para que las personas confíen en nosotros debemos empezar por generar un vínculo cálido y genuino, y eso genera confianza (carisma=calidez). Y si hay confianza, hay credibilidad.


Como ven, son varios los factores en los cuales trabajar, pero nuestros sueños y aspiraciones están ahí, delante de nosotros, listos para que salgamos a su encuentro. ¡Atrevámonos a tener éxito en nuestra carrera profesional!

*NUESTRA MARCA
Nuestro nombre es nuestra marca para toda la vida y es de nuestro especial interés cuidarlo.

¿Te gustó este artículo? Cuéntanos por Twitter, Facebook o Google+

 Fuente | .http://elcomercio.pe/

Los 20 minutos más importantes de tu día

sábado, 8 de noviembre de 2014

Realmente no importa en qué momento realices esta tarea, sólo asegúrate de apartar tiempo para planear.

Por John Meyer


¿Cuáles son los 20 minutos más importantes del día? Los que te comprometes a planear. Sé que para algunas personas es una palabra temida, pero no te preocupes, no estoy hablando sobre escribir un plan de negocios o establecer metas anuales, sólo de dedicar 20 minutos a priorizar y organizar tu día. Este tiempo te puede ahorrar horas mañana y convertir un buen día en uno grandioso.

Todos saben que el recurso más valioso de los emprendedores es el tiempo. Así que deja de regalarlo a la gente y de gastarlo en actividades que no te importan. Las personas siempre dicen que si tan solo tuvieran más horas en el día, podrían hacerlo todo. Pero, ¿qué tal esas dos horas que pasaste viendo una serie de televisión? ¿o esa junta eterna con alguien tratando de venderte algo que sabes que no vas a comprar?

Es importante que los emprendedores protejan su tiempo. Esto quiere decir rechazar oportunidades interesantes, elegir a una persona sobre otra para planear una reunión, decir "no" sin preocuparte de que lastimaste sus sentimientos.

Mi plan diario

Hoy completé mi planeación número 504. Es una rutina que ahora es un hábito. El proceso es simple:

1. Escribo ocho metas que quiero lograr ese día. Me doy cuenta que si no puedo lograr esas ocho cosas en un horario de ocho horas entonces estoy haciendo las tareas equivocadas.

2. Seis de esas metas son profesionales y dos son personales. Las personales incluyen pendientes como ir a correr o salir a cenar con mi esposa.

3. La siguiente mañana tacho las metas que alcancé, reflexiono sobre cómo lo hice, lo revaloro y creo una nueva lista para ese día.

4. Los sábados cambio un poco las cosas y me pongo seis metas personales y dos profesionales, que pueden ser tan simples como pagar las cuentas. Esto es un esfuerzo para tener un fin de semana divertido y no de trabajo.

Los domingos no hago ninguna lista, necesito tiempo para descansar. Dedicar 20 minutos al día (a veces menos) a establecer metas y organizar mis prioridades ha sido muy bueno para mi trabajo, vida personal, salud y bienestar.

A otros les gusta pasar 20 minutos antes de irse a dormir pensando en las cosas más importantes de su día. Este ejercicio fue algo que inventé y que funciona para mí, pero hay otros trucos para planear tu día.

Tim Ferriss sugiere escribir de tres a cinco cosas y luego elegir una tarea para dedicarle tiempo. El punto no es en qué momento planeas tu día, sino que lo hagas. Me encanta empezar dedicando tiempo y visualizando cómo se irá desenvolviendo mi mañana y lo que puedo hacer para tener éxito.

¿Te gustó este artículo? Cuéntanos por Twitter, Facebook o Google+

Fuente | http://www.soyentrepreneur.com/

Siete pasos lentos, pero seguros, para ser millonario

viernes, 26 de septiembre de 2014

El portal colombiano Finanzas Personales reseña un listado de ocho pasos que disponen su actitud para lograr, con paciencia, acumular muchos millones:


1.- Deje de obsesionarse con el dinero: Cambie su perspectiva. Vea el dinero no como su meta principal sino como un resultado por hacer bien las cosas.

2.- Comience un registro de cuánta gente ayuda, aunque sea algo pequeño: Las personas más exitosas ayudan mucho. Son muy buenas entendiendo a los demás y ayudándolos a alcanzar sus metas. Saben que su éxito está basado en el éxito de la gente a su alrededor. Así que trabajan duro para hacer que los otros triunfen: sus empleados, clientes, vendedores, proveedores, etcétera.

3.- Deje de pensar en hacer un millones y ayude a millones: Cuando sólo tiene algunos clientes y su meta es hacer dinero, va a buscar maneras de quitarle hasta el último peso, pero cuando encuentra una forma de servir a un millón de personas muchas cosas buenas pueden pasar. La retroalimentación que recibe es exponencialmente mayor así como sus oportunidades para mejorar sus productos y servicios.

4.- Vea el hacer dinero como una forma de hacer más cosas: Hay dos tipos de personas: La que hace las cosas porque quiere ganar dinero. Entre más cosas haga más dinero tendrá. No importa mucho su producto o servicio, hará lo que sea mientras los clientes le paguen; La que quiere hacer dinero porque esto le permitirá hacer más cosas. Busca mejorar su producto y extender su línea.

5.- Haz una cosa mejor: Elija una cosa en la que seas mejor que la mayoría de la gente. Enfócate en hacer UNA SOLA cosa. Practique, aprenda, trabaje, evalúe. Sea critico de sus creaciones, no de una manera masoquista, pero sí para asegurar que su trabajo mejore en todo. La gente exitosa financieramente hablando, hace bien una cosa por la que el mundo está dispuesto a pagar.

6.- Haz un seguimiento de tu progreso: Tendemos a convertirnos en lo que medimos, así que haga un seguimiento al menos una vez por semana. Tal vez verá a cuántas personas ha ayudado o a cuántos clientes ha servido o evaluará los pasos clave en su recorrido para convertirse en el mejor.

7.- Crea rutinas que aseguren el progreso: Nunca olvide que alcanzar una meta se basa en crear rutinas. Por ejemplo si quiere escribir un libro de 200 páginas, puede crearse un espacio para escribir cuatro páginas por día, ésa es tu rutina. Esperar y desear no hará que termine su trabajo, pero comprometerse a su rutina le ayudará a lograr su meta.

¿Te gustó este artículo? Cuéntanos por Twitter, Facebook o Google+

Fuente | http://gestion.pe/

Las 11 claves para ahorrar mejor tu dinero

martes, 2 de septiembre de 2014

Pequeños ajustes en el día a día bastan para evitar gastos innecesarios.


1. Elabora un presupuesto
Para que tu sueldo dure sin problemas y puedas ahorrar algo cada mes, tienes que saber cuánto puedes gastar. Define un presupuesto para la comida, el pago de servicios, la diversión, y otros aspectos que requieran de dinero, sin pasarte de la línea. Sirve trabajar un pequeño flujo de caja personal.

2. Llevar un registro de gastos
Cada vez que gastes dinero, apunta la cifra en un cuaderno, junto al motivo del gasto. Esto te ayudará a organizar tu presupuesto, analizar qué compras podrías evitar, o saber en qué es lo que estás gastando más de la cuenta.

3. Evitar el crédito en cuotas
Muchas tiendas y supermercados ofrecen el servicio de pago de artículos en cómodas cuotas, pero los niveles de interés son muy altos. Es mejor ahorrar y pagar al contado, que pagar casi el doble a largo plazo.

4. Consumir comida casera
Si puedes almorzar en casa, o llevar una lonchera a tu trabajo o centro de estudios, evitarás gastos innecesarios. Comer en la calle, a diario, es más caro, por lo que puede perjudicar tu economía y presupuesto mensual.

5. No comprar agua embotellada
Las botellas de agua son un gasto que no se justifica. Basta con comprar un termo que puedas rellenar constantemente, y de manera gratuita. La mayoría de oficinas y centros de estudios cuentan con agua potable.

6. Caminar por la ciudad o ir en bicicleta
Además de ser muy beneficioso para la salud, te ayudará a evitar gastos en gasolina y pasajes. En el caso de quienes utilizan el transporte público, una buena caminata podría reducir el número de buses necesarios para cubrir una ruta.

7. El ahorro en casa
Para abaratar los pagos de los servicios a fin de mes, es necesario utilizar conscientemente el agua, la luz eléctrica y el teléfono fijo. Apaga las luces y aparatos que no se utilicen, no desperdicies el agua y solo llama a celulares cuando sea necesario.

8. Comprar de segunda
Comprar artículos de segunda mano puede contribuir al cuidado de las finanzas personales. Los autos, por ejemplo, se devalúan automáticamente al salir de una tienda, por lo que se puede conseguir uno más barato, que sea casi nuevo y con poco kilometraje.

9. No gastar en artículos ‘de marca’
Si bien algunas marcas internacionales ofrecen un alto nivel de calidad, en muchos casos se puede encontrar una versión nacional para cualquier artículo. Por ello, si se pretende ahorrar, no vale la pena comprar solo cosas ‘de marca’.

10. No exagerar con los aparatos tecnológicos
Ser adicto a los ‘gadgets’ puede ser una afición bastante cara. No vale la pena estar renovando modelos de celulares, laptops o televisores con demasiada frecuencia. La mayoría de estos productos se vuelven obsoletos con rapidez.

11. Dar regalos creativos
Para conmemorar cualquier fecha especial de un ser querido, no es necesario gastar dinero en comprarle algo. Basta con ponerse creativo, y pensar en un pequeño detalle que le alegre el día. Incluso puede llegar a ser más apreciado que un objeto cualquiera.

¿Te gustó este artículo? Cuéntanos por Twitter, Facebook o Google+

Fuente | http://peru21.pe/