La vida es demasiado corta como para NO perseguir nuestros sueños. Algún día tu vida estará próxima a su fin y lo único que podrás hacer es mirar tus recuerdos. Podrás recordarlos con alegría o con pesar. Aquellos que sueñan, que se fijan metas y que actúan de acuerdo a ellas para hacerlas realidad, son aquellos que viven vidas placenteras y que tienen una sensación de paz cuando se aproxima el final de sus días. Ellos están satisfechos con lo que han alcanzado para ellos y para su familia.

Jim Rohn

Enfócate para lograr lo que quieres

martes, 3 de febrero de 2015

¿Qué gran meta tienen en este momento? ¿Quieren perder peso, ponerse en forma? Como todos saben y a como he escrito en otras ocasiones, al inicio todo marcha bien pero una vez que el entusiasmo inicial pasa, lo que queda para lograr el objetivo es cien por ciento enfoque. Cuando una persona quiere crear algo en su vida, debe mantener el enfoque para poder cumplirlo. Es como un arquero cuando va a disparar su flecha; toda su concentración debe estar en el centro de su objetivo.


Existen múltiples razones por la cual una persona pierde ese enfoque. Muchas veces uno quiere lograr muchas cosas a la vez y si a eso le sumamos el día a día, llámese el trabajo, la familia, las amistades, los eventos o cualquier otra cosa que demanda de nuestra atención, es bien sencillo fracasar si no mantenemos la perseverancia. Por eso, es que muchas personas se rinden y muchos sueños quedan sin cumplirse.

Otro motivo para perder el enfoque es que nos convencemos a nosotros mismo de lo imposible que es, de lo poco que hemos hecho y nos dejamos llevar por los comentarios de los demás. Pero qué pueden hacer para mantener ese enfoque.

Planifique sus acciones. Haga un plan de trabajo para lograr sus metas e identifique el motivo del porqué quiere lograr esa meta. Este es su mapa y le ayudará en muchas ocasiones a tomar las mejores decisiones. Esto permite desglosar las grandes metas en pequeños puntos de revisión donde se puede evaluar el progreso. Desde el tipo de dieta que va a seguir, hasta el programa de entrenamiento y aquellos espacios para despejarse todo debe quedar por escrito. Si queda por escrito es más fácil de cumplir. El camino es largo, difícil, a veces aburrido y siempre con excusas a la vuelta de la esquina, pero si está escrito, te servirá como recordatorio del porqué estás tras ese objetivo.

Minimice las distracciones. Si su meta es pasar más tiempo con su familia, no lleve el trabajo a su casa. Si está tratando de perder peso, deje de comprar aquellas comidas que la van a tentar y descarrilar de su rumbo. El que quiere ahorrar deja de crearse necesidades. Todo esto lo que crea es un espacio de autosabotaje, evítelo.

Construya buenos hábitos. Somos criaturas de hábitos. No necesitamos recordarnos sobre el cepillado de nuestros dientes y te aseguro que siempre te vas por el mismo camino al trabajo. No sé ustedes pero a mí ya me ha pasado que cuando estoy trabajando en la computadora o entrenando en el gimnasio, me coloco los audífonos y hasta el rato me doy cuenta que no ando mi música o lo que sea que ande escuchando. Pero para lograr nuestras metas, siempre es difícil encontrar el tiempo y la energía.

Si creamos buenos hábitos que apoyen nuestras metas, todo se simplifica. A veces aunque sean pequeños pasos --que aparentemente no significan nada--, se puede lograr mucho. Aquellos pequeños cambios que pueden llevar al éxito. Levantarse un poco más temprano para poder ejercitarse, muchas veces es el sacrificio más difícil, pero definitivamente es el que mejores frutos da.

¿Te gustó este artículo? Cuéntanos por Twitter, Facebook o Google+

Fuente | http://www.elnuevodiario.com.ni/

1 comentarios:

Santiago dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario en la entrada